desayuno_andaluz

DESAYUNO

Mensajes positivos para empezar el día
Mensajes positivos para empezar el día

Una de las cosas que más me gusta de los sábados es pensar en el DESAYUNO y lo que es mejor, tener la posibilidad de disfrutarlo como se merece.

Pese a ser la comida más importante del día, he de reconocer que es a la que menos tiempo dedico a lo largo de la semana. Supongo que nos pasa a muchos, ya que eso del madrugón nos cierra el estómago hasta casi llegar al almuerzo.

Pues bien, hoy como buen sábado que es, he pensado en eso de “desayunar como una reina, comer como una princesa y cenar como una mendiga…”

El siguiente paso ha sido decidir: ¿Dulce o salado?

Esta preferencia ha cambiado con la edad. Recuerdo mis desayunos de pequeña con un gran tazón de leche con Nesquik (aquí se admiten marcas) enfrente de la televisión de la cocina con mis hermanos al lado, sin soltar palabra alguna, viendo los dibujos y engullendo galletas con mantequilla o lo que era incluso mejor, los bollos del pueblo. Esto sólo ocurría si teníamos suerte de haber recibido stock pensado para un mes de ricos despertares, aunque finalmente se consumía en menos de tres días.

Ahora soy más bien de salado. Una buena tostada con tomate y aceite siempre me gana ante cualquier opción con alto contenido en azúcar. El pan tumaca con un vaso de leche manchado de café se ha convertido en mi desayuno preferido de los 30. También ha cambiado la forma de disfrutarlo. Ya, la tele se queda apagada y opto por música y lectura rápida por el ordenador.

En este punto ha sido cuando me ha surgido la idea de incluir esta palabra en ABCaos, ya que me he puesto a leer sobre los diferentes  DESAYUNOS típicos por países, encontrándome con rankings infinitos. Por ejemplo, un destacado en varias listas es una receta peruana: Pan con chicharro, a base de panceta de cerdo cocida al gusto, salsa criolla, camote y pan francés. Opción contundente donde las haya y para la que creo que todavía mi paladar es demasiado joven.

Sin embargo, según como me levante sí que me podría apetecer algo similar al conocido Full English Breakfast. La combinación de tomate , huevos revueltos y bacon sí que sería apto para mi estómago en un DESAYUNO de sábado a modo brunch “after a hard night out”.

Existen miles de posibilidades más… tortitas al estilo americano, tostadas al estilo francés, pudings, arepas, crosissants, tanques de cereales… Todas ellas opciones que he probado o iré haciéndolo, aunque para hoy me quedé con la tradicional barrita de tomate rica, rica…

Y con todo esto y sin bizcocho de las ocho, me pongo a pensar en mi receta del día para comer como una princesa :).

 

 

 

 

Deja un comentario